El Campus Abierto ULP evaluó en su área de Biomecánica a cuatro ciclistas que son orientados por Josué Moyano

28.12.2017

La prueba estuvo a cargo del doctor Adolfo Salvatierra, con la asistencia técnica de Rubén Morano y la supervisión del jefe del cuerpo médico, Fabio Zavala, quién desde su especialidad en kinesiología consideró los gestos técnicos para avanzar en futuras correcciones.

Andrés Fernández, Nehuén Bazán, Tomás Moyano y Franco Giménez, jóvenes y talentosos pedalistas menores de 19 años, primero pasaron el estudio de "espirometría, para comprobar su capacidad pulmonar-respiratoria, y luego de una entrada en calor subimos al deportista a su bicicleta, sobre un rodillo, y comenzamos a trabajar la resistencia progresiva, a 50 watts, a 75, hasta su máxima expresión, en el límite que pueda sostener su pedaleo o cadencia", explicó Salvatierra.

Se busca el máximo esfuerzo físico y se lo compara con pruebas anteriores. A través de la curva de entrenamiento se realizan análisis para mantener e incrementar el rendimiento en estándares óptimos.

"Sirve para registro interno, pero está científicamente estudiado en el mundo. Tenemos el detalle de las grandes competencias, como el Giro de Italia, el Tour de Francia y la Vuelta de España, y podemos establecer cuál fue el consumo de oxígeno de los vencedores, su pedaleo, la cantidad de watts por peso corporal que pudieron mover con la bicicleta; de modo que podemos comparar a nuestros deportistas con estadísticas de los mejores del mundo", detalla Adolfo.

Salvatierra establece que "en una sesión de dos, tres o cuatro horas de entrenamiento, quizás 30 minutos son los que impactaron sobre al aparato cardiovascular y los que cambiarán la capacidad del atleta, su aspecto aeróbico. Esta prueba permite valorar el esfuerzo para que sea productivo, yendo al punto específico, con un registro estadístico de excelencia".

Ese peso corporal que debe mover en el entrenamiento o en la competencia va a variar. A mayor peso, menor cantidad de watts, por lo tanto se busca el ideal en relación a peso y talla.

Luego, el equipo de fisioterapia evalúa la marcha, el pedaleo, y a partir de alguna anomalía biomecánica, corregir la postura.

Con todos los detalles, el trabajo interdisciplinario suma a la nutricionista, a la psicóloga y a los profesores de educación física en sus tareas específicas.

El VO2 Max, es la cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede absorber, transportar y consumir en un tiempo determinado. Es la sangre que nuestro organismo puede transportar y metabolizar y también se lo conoce como el consumo máximo de oxígeno o capacidad aeróbica.

Para un deportista proyectado al alto rendimiento o ya en el máximo de su expresión atlética, el VO2 Max es el alma sobre la cual se sostiene su potencialidad. Y el Campus, desde la tecnología, la capacidad humana y profesional, tiene un equipo de VO2 Max reconocido en el país, que pone a nuestros deportistas en el umbral de la excelencia.


VÍA: PRENSA UNIVERSIDAD DE LA PUNTA