Una alternativa al Smart TV

25.09.2017

Columna de opinión publicada en la revista Cooltura, por Facundo Rodriguez Iannello 

Hace algunos años atrás aparecían los primeros Smart TV, más básicos y con menos funciones de los que conocemos actualmente, siendo un verdadero furor y opacando al clásico LED TV en cantidad de ventas.

Los televisores inteligentes se suman a los demás dispositivos inteligentes como teléfonos, relojes, cafeteras, etc. Buscamos estar "conectados" todo el tiempo y disfrutar de los contenidos multimedia que te brinda internet vía streaming. Actualmente acceder a un smart por un precio no muy elevado dependiendo su marca, tamaño y modelo. Para tener una idea de los valores, un Smart TV de 32" se puede adquirir a unos $7.000, luego los montos son más elevados en marcas más reconocidos (Samsung, Sony, LG, etc.) y ni hablar si elegimos un tamaño de pantalla mayor.

Pero la duda es ¿realmente vale la pena comprar uno? El televisor inteligente consta de un procesador interno -una pequeña computadora- que nos permite disfrutar de diferentes aplicaciones como Twitter, YouTube y Netflix.. Con la llegada de estos televisores modernos también se lanzaron al mercado pequeños dispositivos que convierten tu LED convencional en un Smart.

¿Cómo funciona? Es el mismo procesador pero externo, que tiene como conexión al televisor un cable HDMI (Interfaz Multimedia de Alta Definición), generalmente se conectan a nuestra misma red WiFI dándonos la posibilidad de utilizarlos casi como una computadora, en otros modelos lo que nos permitirá es transmitir cualquier contenido multimedia desde nuestra tablet o smartphone, utilizando este sistema operativo y procesador. Hay una gran cantidad de modelos disponibles, existen marcas genéricas que nos ofrecen dispositivos por precios realmente bajos, antes de comprar sugiero que vean las características de procesador y memoria RAM de los mismos, ya que algunos funcionan realmente lentos. En cuanto a las primeras marcas como AndroidTV, AppleTv o Google Chromecast, sus valores inician desde los $1.700 y pueden llegar hasta los $6.000, dependiendo el modelo y fabricante, estos dispositivos realmente funcionan muy bien y los recomiendo ampliamente .

A favor puedo decirles que con seguridad van a ahorrar dinero, ya que comprando un TV LED y dispositivo smart por separado seguramente gastaremos menos (siempre dependiendo del modelo) y además, nos aseguramos que funcione correctamente. También es importante aclarar que el dispositivo es totalmente portátil y podemos -en un segundo- desenchufarlo del HDMI y llevarlo del comedor a nuestra habitación, haciendo inteligente cualquier televisor de nuestra casa. .En contra el único punto que puedo destacar es que tal vez a algunas personas pueda parecerles más difícil conectar y configurar el dispositivo, aunque no debería serlo, ya que es realmente sencillo e intuitivo.